Una Red para materializar la igualdad de las Mujeres en Conservación

FUENTE: REVISTA PULSO. FARN. Marzo 2021.

Por Ana Julia Gómez


UNA RED PARA MATERIALIZAR LA IGUALDAD DE LAS MUJERES EN CONSERVACIÓN Por Ana Julia Gómez. Red de Mujeres en Conservación, LAC.

El 12 y 13 de octubre de 2019 participé del “Encuentro de Mujeres en Conservación” previo a la realización del III Congreso de Áreas Protegidas de Latinoamérica y el Caribe (CAPLAC, Lima, 2019). Me defino como apasionada por la conservación para el bienestar, desde la educación y la comunicación estratégica. Hasta el Encuentro no había tenido la oportunidad de tener un intercambio con tal diversidad de mujeres con fuertes inquietudes sobre la formación y fortalecimiento de capacidades; actividades de producción, reproducción y cuidado; violencia, seguridad y validación; y finalmente, sobre el contexto social habilitante en la conservación. Todos estos conformaron los ejes de nuestra agenda estratégica como Red.

La fuerza de este proceso, impulsado desde 2015, supo consolidar necesidades y voces en la poderosa Declaración Conjunta de Mujeres En Conservación en el cierre del III CAPLAC, en el Acuerdo de Gobernanza y en la Agenda de Mujeres en Conservación de Latinoamérica y el Caribe. Estos documentos se sustentan en espacios de participación concretos, donde las impulsoras nos hemos esforzado por ser transparentes e integradoras a través de mensajes y convocatorias que consolidaron a la Red de Mujeres en Conservación LAC como una opción válida en un escenario regional violento y golpeado por la pandemia. En menos de un año se logró un apoyo de mil firmas para la Declaración y somos 900 integrantes formales en lo que definimos como “una red de mujeres en nuestras diversidades que colaboramos con compromiso, entusiasmo y seriedad para materializar la igualdad de género en el ámbito de la conservación de la naturaleza en Latinoamérica y el Caribe”.

No soy ingenua. Los roles, las garantías de seguridad en áreas protegidas, los puestos directivos o los derechos de acceso actuales en el ámbito de la conservación están definidos por y para hombres de determinados segmentos, que responden a estereotipos dominantes. Mientras tanto, la violencia que se ejerce sobre las mujeres y los grupos diversos que buscan transformar e innovar, aún se naturaliza.

Quedan invitadas e invitados a elegir. Por mi parte, impulso con fuerza iniciativas concretas como la Celebración de Áreas Protegidas (www.celebracionareasprotegidas.org), implementadas a partir de la inclusión y la equidad, donde las mujeres lideramos, demostrando que ¡siempre estuvimos ahí! y que nuestra mirada sobre la conservación es imprescindible.



REVISTA PULSO https://lnkd.in/eTDjZks

2 vistas0 comentarios